Cigarrillos electrónicos afectan gravemente a la salud cardíaca

Comparte!

 

 

El consumo de cigarrillos electrónicos afecta gravemente a la salud cardíaca. Este dato es preocupante, dada la elevada prevalencia de los cigarrillos electrónicos y la percepción de que los cigarrillos electrónicos son una alternativa más saludable a los cigarrillos tradicionales, según nuevas investigaciones que se presentarán en las sesiones científicas del 2019 de la American Heart Association que se realizarán del 16 al 18 de noviembre en Filadelfia. Las Sesiones Científicas de la asociación son un intercambio anual general y de primera categoría sobre los avances más recientes en la ciencia cardiovascular para investigadores y médicos prácticos.

Los investigadores que llevaron a cabo dos estudios independientes afirmaron que el consumo de cigarrillos electrónicos afecta negativamente a los factores de riesgo de cardiopatías, es decir, los niveles de colesterol, triglicéridos y glucosa, y reduce el flujo sanguíneo en el corazón, de forma similar a los resultados de las personas que fuman cigarrillos tradicionales.

Según Rose Marie Robertson, M.D., FAHA, directora adjunta de Ciencia y Medicina de la American Heart Association: “No hay datos sobre la seguridad a largo plazo de los cigarrillos electrónicos. Sin embargo, existen decenas de datos sobre la seguridad de otras terapias de sustitución de nicotina”.

La American Heart Association (AHA) recomienda que las personas dejen de fumar con métodos de ayuda para dejar de fumar aprobados por la FDA y que sean seguros y eficaces. Si los fumadores deciden utilizar cigarrillos electrónicos cuando intentan dejar de fumar otros productos de tabaco, también deben contar con que después tendrán que intentar dejar de utilizar cigarrillos electrónicos. Según Robertson, esto se debe a la falta de información sobre la seguridad a largo plazo y a la avalancha de datos que describen los efectos fisiológicos de los componentes de estos dispositivos y las combinaciones químicas que se utilizan en ellos.

El uso de cigarrillos electrónicos se asocia a los perfiles lipídicos alterados en el estudio CITU (presentación oral Mo3106)

En un estudio, los investigadores compararon los niveles de colesterol, triglicéridos y glucosa en adultos sanos no fumadores, fumadores de cigarrillos electrónicos (“cig-e”), fumadores de cigarrillos tradicionales (“cig-t”) y fumadores que utilizan cigarrillos tradicionales y cigarrillos electrónicos.

Los investigadores evaluaron a adultos sanos (de 21 a 45 años) sin enfermedades cardiovasculares existentes y que no tomaban medicamentos diarios en el estudio Cardiovascular Injury due to Tobacco Use Study (CITU). De los 476 participantes del estudio 94 eran no fumadores, 45 fumadores de cig-e, 52 fumadores de cig-e y cig-t, y 285 fumadores de cig-t. El análisis se ajustó por edad, raza, sexo y no fumadores, un uso exclusivo de cig-e o cig-t o un uso combinado de cig-e y cig-t.

Entre los resultados del estudio se destacó lo siguiente:

  • El colesterol total fue inferior y el colesterol malo, LDL, fue más alto entre los usuarios de un uso exclusivo de cigarrillos electrónicos que entre los no fumadores.
  • El colesterol bueno, HDL, fue inferior en los fumadores que utilizan ambos cigarrillos. 

“Aunque los profesionales de atención primaria y los pacientes pueden pensar que el uso de cigarrillos electrónicos por parte de los fumadores de cigarrillos tradicionales tiene sentido desde el punto de vista de la salud cardíaca, nuestro estudio demuestra que el uso de cigarrillos electrónicos también está relacionado con las diferencias en los niveles de colesterol. La mejor opción es utilizar métodos aprobados por la FDA para dejar de fumar, junto con un asesoramiento de conducta”, afirmó la autora del estudio, Sana Majid, M.D., compañera postdoctoral de biología vascular en la Escuela de Medicina de la Universidad de Boston.

Los coautores del estudio son Kathleen L. McGlasson, M.P.H.; Jessica L. Fetterman, Ph.D.; Rachel J. Keith, Ph.D., A.N.P.-C, C.T.T.S.; Robert M. Weisbrod, M.A.; Joseph N. Palmisano, M.P.H.; Rosa Breton-Romero, Ph.D.; Bihua Feng, M.D.; Comreen Vargees, M.S.; Aruni Bhatnagar, Ph.D.; Rose Marie Robertson, M.D., FAHA, y Naomi M. Hamburg, M.D., M.S., FACC. Los datos públicos del autor se encuentran en el resumen.

El Tobacco Center for Regulatory Science de la American Heart Association proporcionó materiales de investigación para el estudio y fue financiado por The National Heart, Lung, and Blood Institute y el FDA Center for Tobacco Products.

Los usuarios de cigarrillos electrónicos crónicos demuestran una disfunción endotelial coronaria más uniforme que los que usan cigarrillos tradicionales crónicos (presentación oral Sa3199)

Según otro estudio, fumar cigarrillos electrónicos se asocia a la disfunción vascular coronaria y el efecto podría ser peor que el de fumar cigarrillos tradicionales.

Los investigadores analizaron el flujo sanguíneo cardíaco, un indicador de la función vascular coronaria, de 19 jóvenes adultos fumadores (de 24 a 32 años) justo antes y después de fumar cigarrillos electrónicos o cigarrillos tradicionales. Examinaron la función vascular coronaria mediante una ecocardiografía de contraste miocárdico mientras los participantes estaban en reposo y después de realizar unos ejercicios de fuerza de agarre para simular el estrés fisiológico.

“En los fumadores que utilizan cigarrillos tradicionales, el flujo sanguíneo aumentó moderadamente después de la inhalación de un cigarrillo tradicional y, a continuación, disminuyó con el estrés posterior. Sin embargo, en los fumadores que utilizan cig-e, el flujo sanguíneo disminuyó después de la inhalación en reposo y después del estrés de los ejercicios de fuerza de agarre”, comentó el autor del estudio, Florian Rader, M.D., M.S., director médico del Human Physiology Laboratory y director adjunto del Non-Invasive Laboratory, Smidt Heart Institute, Cedars-Sinai Medical Center de Los Ángeles. “Estos resultados indican que el uso de cig-e se asocia a una disfunción vascular coronaria persistente en reposo, incluso en ausencia de estrés fisiológico”.

“Nos sorprendió la observación de que, después de la inhalación de un cigarrillo electrónico, el flujo sanguíneo cardíaco se reducía en reposo, incluso en ausencia de estrés”, agregó la coautora del estudio, Susan Cheng, M.D., M.M.Sc., M.P.H., directora de la investigación de salud pública, también en el Cedars-Sinai Medical Center. “Los profesionales que asesoran a los pacientes sobre el uso de productos de nicotina desearán considerar la posibilidad de que los cig-e pueden causar tanto daño o, incluso más, a los usuarios y, sobre todo, a los pacientes con riesgo de sufrir una enfermedad vascular”.

Los coautores son Mohamad Rashid, M.B., Ch.B.; Katherine Davoren, M.D.; Norma B. Moy, B.A.; Fida Nafeh, B.A.Sc., RDCS; Robert Elashoff, Ph.D.; Chulkyu Kim, B.A.; Andy Kim, A.B.; Elizabeth Kim, B.A., y Michael D. Nelson, Ph.D. Los datos públicos del autor se encuentran en el resumen.

El estudio se financió con el premio High Impact Pilot Research Award del programa California State Tobacco-related Disease Research Program.

“La American Heart Association cree que es necesario realizar más investigaciones sobre los cigarrillos electrónicos y se compromete a fomentar el descubrimiento científico y el diálogo sobre cigarrillos electrónicos a través del Tobacco Center for Regulatory Science de la American Heart Association, nuestras publicaciones y reuniones, y nuestro apoyo a las becas de investigación”, comentó Robertson.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *