Urgen a legislar a nivel federal un periodo de transición de cinco años sobre los gallos

Comparte!

 

 

El Senado urgió hoy unánimemente a la gobernadora Wanda Vázquez Garced y a la comisionada residente en Washington, Jenniffer González Colón, realizar todas las gestiones pertinentes para que el Congreso legisle y provea un periodo de transición de cinco años en la aplicación a Puerto Rico de las disposiciones de la Ley Agrícola de 2018 (Farm Bill) que prohíbe las peleas de gallo en la Isla.

Los autores de la Resolución Conjunta del Senado 459, el presidente del Senado Thomas Rivera Schatz y el senador popular José Luis Dalmau Santiago, también solicitaron que desarrollen en conjunto con un plan de trabajo para dicho periodo de transición y que debe estar listo en un máximo de 180 días una vez la Cámara de Representantes local apruebe esta pieza legislativa.

Según los legisladores, este plan de trabajo, que debe ser entregado al Congreso, debe permitir el desarrollo de estudios económicos necesarios y que se definan los protocolos de transición, manejo y disposición de las aves así como los programas de readiestramiento y reempleo de los participantes del deporte e industria de gallos en la Isla.

“El periodo de transición de un año que provee esta Ley (federal) no es suficiente para mitigar el impacto económico que representa para la economía de la Isla, ni tampoco el tiempo necesario a las agencias de orden público federal para que puedan implementar la misma. Por lo que se fomentaría la proliferación de las peleas de gallos clandestinas”, indicaron los senadores en la pieza legislativa.

De cumplirse el tiempo establecido por el gobierno federal de un año, y que se hace efectivo en las próximas semanas provocaría el cierre de 70 locales que pagan licencias, servicios básicos esenciales (agua, energía eléctrica, pago de patentes municipales, entre otras utilidades) y la asistencia para readiestramiento de empleo a 11,134 personas. Todo esto aparte de la pérdida de $65 millones en la economía local, que incluye impuestos, arbitrios, consumo de productos, turismo, alimentos de aves, entre otros).

El proceso de transición de cinco años permitirá que las personas empleadas en esta industria puedan tener un tiempo “razonable de transición” hacia otras industrias, y que la mejoría económica “que estamos experimentando” no se vea afectada por el “súbito golpe” que representa la prohibición de las peleas de gallo.

Minutos después de que se aprobara la medida, llegaron a las gradas del hemiciclo del Senado más de 20 galleros.  Al percatarse de la presencia de los galleros, el presidente incidental del Cuerpo, el senador Nelson Cruz Santiago, le dijo a los galleros “no están solos en esta encomienda. El presidente ha dado instrucciones claras de respaldo total a todos ustedes”.

Agricultura vertical

Ante el alza en la población residente en zonas urbanas y la realidad alimentaria de Puerto Rico, el Senado aprobó el Proyecto del Senado 1344 que establece la creación de una política pública sobre el tema de la agricultura vertical a los efectos de estimular el desarrollo de más proyectos de agricultura vertical. También, establecer las regulaciones y guías necesarias para que las granjas verticales puedan convertirse en opción de cultivo en las ciudades metropolitanas y en otras zonas con menos disponibilidad de terreno agrícola para su cultivo.

De la exposición de la medida surge que Puerto Rico por su exposición de Isla enfrenta mayores riesgos de vulnerabilidad en caso de una crisis alimentaria. El aumento de la población urbana ha provocado un desarrollo de construcción que ha tenido como consecuencia la reducción de la tierra para cultivar. Además, el cambio climático está haciendo cada vez más que los sistemas alimentarios sean más vulnerables, ya que los agricultores están más propensos a los desastres naturales y a los cambios bruscos de las condiciones del tiempo. Con el propósito de maximizar las cosechas, se han desarrollado prácticas agrícolas con alta presencia de productos químicos como fertilizantes y plaguicidas, provocando un uso desmedido y hasta abusivo. Todos estos factores han provocado que surjan nuevas formas de cultivo, como lo es la agricultura vertical.

En algunos países desarrollados, las granjas verticales están a punto de iniciar la próxima revolución verde. Singapur fue el pionero en desarrollar un negocio de granja vertical en el año 2012. Sin embargo, la granja vertical más grande del mundo está cerca de Newark, New Jersey, y es operada por la compañía AeroFarms, la cual tiene como objetivo producir dos millones de libras en legumbres de hoja verde. En otro ejemplo, de la aplicación de la tecnología agrícola verde, en Japón, esta modalidad ganó fuerza después de la fusión nuclear de Fukushima, que puso en evidencia la susceptibilidad de las tierras de cultivo que podían estar contaminadas.

Los Proyectos elegidos podrán ser partícipes de los incentivos que otorga el Departamento de Agricultura (DA).

También fueron aprobados en votación parcial electrónica los Proyectos del Senado 396, 1344, 1398, las Resoluciones Conjuntas el Senado 339,346,459, la Resolución del Senado 220, el Proyecto de la Cámara 2210 y la Resolución Conjunta de la Cámara 413.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *