Dormir poco y enfermedades cardiovasculares: una combinación mortal

Comparte!

 

 

Los adultos de mediana edad con hipertensión arterial, diabetes tipo 2, cardiopatías o accidentes cerebrovasculares tienen un mayor riesgo de cáncer y muerte prematura si duermen menos de 6 horas al día, según una nueva investigación publicada en el Journal of the American Heart Association, la revista de acceso libre de la American Heart Association.

«Nuestro estudio sugiere que un sueño normal puede tener un efecto protector en personas que padecen estas enfermedades y riesgos», afirma el autor principal del estudio, el Dr. Julio Fernandez-Mendoza, profesor titular del College of Medicine del estado de Pensilvania y psicólogo del sueño del Sleep Research & Treatment Center del Penn State Health Milton S. Hershey Medical Center en Hershey, Pensilvania.

Los investigadores analizaron datos de más de 1600 adultos (con edades de entre 20 y 74 años, más de la mitad de mujeres) de la Penn State Adult Cohort.

Se categorizaron en dos grupos, dependiendo de si tenían hipertensión arterial o diabetes de tipo 2, o bien si padecían cardiopatías o accidentes cerebrovasculares.

Se estudió a los participantes en el laboratorio del sueño (1991-1998) durante una noche y, a continuación, los investigadores realizaron un seguimiento de la causa de su fallecimiento hasta el final del año 2016.

Los investigadores determinaron que:

  • De las 512 personas que fallecieron, un tercio lo hizo debido a una cardiopatía o un accidente cerebrovascular, y un cuarto lo hizo debido a un cáncer.
  • Las personas con hipertensión arterial o diabetes que durmieron menos de 6 horas tenían el doble de riesgo de fallecer debido a una cardiopatía o a un accidente cerebrovascular.
  • Las personas con cardiopatías o accidentes cerebrovasculares que durmió menos de 6 horas tenían un riesgo tres veces mayor de fallecer debido a un cáncer.
  • El aumento de riesgo de muerte prematura de personas con hipertensión arterial o diabetes era insignificante si dormían más de 6 horas.

«La corta duración del sueño debería incluirse como factor de riesgo útil para predecir el resultado a largo plazo de personas que padecen estas enfermedades, y también como objetivo de prácticas médicas primarias y especializadas», afirma Fernandez-Mendoza.

De acuerdo con la American Heart Association, casi el 45% de la población de Estados Unidos padece hipertensión arterial de estadio 2 y/o diabetes de tipo 2, mientras que otro 14% padece cardiopatías o accidentes cardiovasculares.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *