Galleros piden se redoble los esfuerzos para que se revierta Ley en Washington 

Comparte!

 

La Comisión de Recreación y Deportes celebró la última vista pública con miembros de la industria gallística para recopilar y actualizar los datos sobre desarrollo del deporte de las peleas de gallos en la isla, su impacto en la economía, empleos y las regulaciones existentes, como parte de los esfuerzos para pedir en el Congreso que se revierta la prohibición de las peleas de gallos en Puerto Rico.

 

El presidente de la Comisión, José “Che” Pérez Cordero expresó que de completarse la prohibición sería un duro golpe a la economía, según los números que se han presentado en las vistas.  

 

“Estamos trabajando también con legislación que se ha presentado por diferentes compañeros para fortalecer la industria del deporte de los gallos como una actividad agrícola, importante en Puerto Rico. Tan pronto tengamos el informe final traducido conformaremos una Comisión para ir al Congreso y esperamos contar con el repaldo de la minoría. No cederemos a nuestro intento porque no hay peor gestión que la que no se hace”, insistió Pérez Cordero.

 

Por su parte, el presidente de la Asociación Cultural y Deportiva del Gallo Fino de Pelea, Jeovhanni Nieves Rivera, dijo que antes de aprobar en el Congreso el proyecto que prohibe las peleas de gallos en la isla no se tomó en consideración el impacto al plan fiscal aprobado por la Junta de Supervisión Fiscal, ya que los recaudos millonarios provenientes de la venta de alimentos, vitaminas, materiales, bebidas, comidas, entre otros artículos, se dejaría de recibir.

“Tampoco el pago por licencias de galleras, patentes municipales, seguros, permisología, lo que crearía el cierre de cientos de pequeños comercios como agrocentros, galleras, supermercados, ferreterías y otros establecimientos relacionados a la industria”, aseguró Nieves Rivera.

 

“La Junta no se ha expresado ni ha defendido el mejor interés de una industria en crecimiento y que es altamente reglamentada por décadas en Puerto Rico”, añadió como parte de su ponencia.

 

En la audiencia también participó el presidente de la Asociación Unidos por los Gallos, el licenciado Juan Quintero, y miembros de la comunidad gallística. Estos pidieron que se redoblaran los esfuerzos y se unieran todos los sectores para pedir que se enmiende la ley que prohibiría las peleas de gallos en la isla. 

 

“Siempre dijimos que no íbamos a crear falsas expectativas, pero sí es importante que como Gobierno podamos demostrar con información los empleos que se pierden, cuánto deja de recibir el fisco, y evidenciar cómo se afecta toda una industria que se nutre de la práctica de este deporte con la determinación que tomaron en Washington”, sostuvo Pérez Cordero.

ANUNCIO 7

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *